La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Casi todo sobre el fraude en Internet.

Publicado 06/05/2019

Es indudable que Internet proporciona muchísimas ventajas y oportunidades, sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y es que en ocasiones nos podemos encontrar con situaciones no esperadas, en las que por ejemplo, podemos acabar siendo víctimas de algún fraude online. El “supuesto” anonimato que proporciona Internet y la capacidad de realizar una acción desde cualquier lugar del mundo, facilita que en ciertas situaciones, se convierta en lugar perfecto para poner en circulación fraudes. La mejor línea de defensa ante este tipo de situaciones, es conocer la forma de actuar de los ciberdelincuentes para ponerles freno y evitar así caer en sus redes. El fraude en Internet se basa en la utilización maliciosa de tres elementos sobre los que se construye el engaño. La presencia de estos elementos varía según el tipo de fraude y son utilizados de manera complementaria. Por este motivo, a continuación listaremos los fraudes más comunes.

1.- La ingeniería social es la herramienta más utilizada para llevar a cabo toda clase de estafas, fraudes y timos sobre los usuarios más confiados a través del engaño. Estas técnicas consisten en utilizar un reclamo para atraer la atención del usuario y conseguir que actúe en la forma deseada, por ejemplo convenciéndole de la necesidad de que reenvíe un correo a su lista de direcciones, que abra un archivo que acaba de recibir que contiene un código malicioso, o que, como ocurre en el phishing, proporcione sus códigos y claves bancarias en una determinada página web.

Para captar la atención del usuario que recibe el correo, se utilizan referencias a temas de actualidad, nombres de personajes famosos, denuncias de injusticias o catástrofes humanitarias o fechas significativas como la Navidad. Además, los timadores advierten de consecuencias negativas para el usuario que no siga sus indicaciones.

2.- El correo masivo y no deseado, conocido como spam, constituye el mejor y más barato mecanismo de difusión de cualquier información y, por lo tanto, de cualquier intento de fraude.

3.- El malware, virus, gusanos, troyanos, keyloggers, capturadores de pantalla, etc, diseñados específicamente para realizar tareas fraudulentas interceptan los datos que el usuario intercambia con una determinada entidad o las pulsaciones de su teclado.

4.- Los falsos préstamos. La existencia y uso de las redes sociales permite a estos ciberdelincuentes, los que ofrecen supuestamente préstamos de dinero a bajo interés, anunciarse en cualquier perfil y llegar a una gran cantidad de personas a través de la viralización de sus anuncios. También se pueden encontrar en foros, comentarios de artículos o en mensajes de correo electrónico.

5.- Encontrar pareja por Internet En la gran mayoría de ocasiones, los ciberdelincuentes utilizarán este tipo de engaño para obtener, al igual que en los anteriores fraudes descritos, un beneficio económico. Las principales técnicas de engaño que utilizan son la suplantación de identidad, la creación de perfiles falsos en redes sociales, o el uso de la conocida ingeniería social. Una vez ganada la confianza de la víctima, solicitarán envíos de dinero bajo cualquier excusa. También fotos y vídeos de contenido sexual o comprometedor que posteriormente utilizarán para exprimir económicamente a la víctima (sextorsión), o para desacreditarla en Internet.

6.- Falsos alquileres o ventas de vehículos. Son estafas basadas en ofrecer alquiler de inmuebles con unas prestaciones muy buenas a precios que están fuera del mercado, anormalmente bajos en relación a la calidad del inmueble, su ubicación, su presencia interna, etc. Esta misma casuística se está dando también con los automóviles. Se ofertan por diferentes páginas de ventas de segunda mano vehículos bien equipados a unos precios inusualmente bajos.

Con la expresión delito tecnológico se define a todo acto ilícito penal llevado a cabo a través de medios informáticos y que está íntimamente ligado a los bienes jurídicos relacionados con las tecnologías de la información o que tiene como fin estos bienes.

  •  Ataques que se producen contra el derecho a la intimidad.
  •  Infracciones a la Propiedad Intelectual a través de la protección de los derechos de autor.
  •  Falsificación de documentos.
  •  Sabotajes informáticos.
  •  Fraudes informáticos.
  •  Amenazas. Realizadas por cualquier medio de comunicación.
  •  Calumnias e injurias.
  •  Pornografía infantil. Existen varios delitos en este epígrafe.

La mejor forma para no caer en estos engaños es conocer las técnicas más usadas por los estafadores y ver cuáles son las señales que deben ponernos alerta.

Con este post, en Peritos Judiciales Forenses hemos querido aportar nuestro granito de arena ayudando a los usuarios a identificar algunos de los fraudes más comunes que circulan por Internet.

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?