La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¿Están seguras sus conversaciones telefónicas?

Publicado 04/11/2018

Las aplicaciones para teléfonos Móviles han entrado en el mundo de las parejas, sea de hecho o de efecto, nadie está a salvo. Todo el mundo ha oído hablar de Wikileaks, de la Internet profunda, del espionaje de las grandes potencias, de los trapicheos de las agencias de seguridad, de la chafardería de los hackers que han pirateado fotos de famosos, del tráfico de conversaciones grabadas clandestinamente por servicios de seguridad.

Hoy nos concentramos en el Espionaje Conyugal; nada más simple que introducir un “programa” en el telefonillo del consorte, para monitorizar sus telecomunicaciones, donde está en cada momento, ver lo que fotografía y mucho más. Los delitos de espionaje van en aumento últimamente. Son muchos los casos de maltratadores que utilizan apps para poder controlar sus parejas o ex parejas, además de utilizar un GPS para acceder a sus dispositivos y mensajes.

El acoso a sus parejas y la obsesión por saber qué hacen, donde y con quién están o con quién hablan, es un acto que parece ser que va en aumento según la Fiscalía de Violencia de Género. Estamos en una invasión total de la intimidad y de la privacidad en toda regla, que además de ser delito, conculca la libertad individual y personal, según recoge la Constitución Española.

La prueba de una infidelidad ya no se busca oliendo la ropa, registrando bolsillos de chaquetas, buscando cabellos sospechosos en prendas, repasando listados de llamadas que las compañías telefónicas mandaban en papel a casa o escrutando extractos bancarios. Hoy en día solo basta con tener acceso al teléfono avanzado de quién deseas controlar para saber dónde está en todo momento, descubrir con quién habla, de qué, a qué hora. Lo que lee, lo que escribe, ver sus fotos y toda su intimidad.

Parece relativamente muy fácil. Así algunas aplicaciones que inicialmente se crearon para controlar a los hijos o para perseguir los movimientos de trabajadores, que presuntamente hacían algo fuera de lo normal en una empresa, están triunfando ahora en el espionaje conyugal. Muchas de estas aplicaciones ofrecen la posibilidad de recoger datos personales, mensajes, conversaciones y archivos multimedia. Generalmente son apps difíciles de detectar por la víctima, una de las principales plataformas utilizada para husmear es Whatssap.

Pero cuidado "La acción de instalar estos programas de CIBER-ESPIONJE,  es delito". Las penas previstas en el Código Penal por espiar el teléfono de otra persona, van de 1 a 4 años de cárcel. La mayoría de personas desconoce esta información, a la vista del continuo goteo de sentencias dictadas en España en los últimos tres años, solo por espionaje conyugal.

Vean algunos ejemplos de aplicaciones disponibles en el mercado (publicado en La Vanguardia) Articulo de Javier Ricou.

  • mSPY Es la más popular. Disponible para Android, iPhone, Mac OS y Windows. Se trata de una "aplicación silenciosa". Se instala sin ser vista
  • MOBILE SPY. Se oferta para padres que quieren controlar a hijos y empresarios dispuestos a monitorizar a trabajadores.
  • SpyBubble. Rastrea la localización del móvil espiado e informa de todas las llamadas hechas y recibidas desde el dispositivo.
  • Mobistealth. Rastrea los correos electrónicos del dispositivo controlado y también envía todo lo escrito en los canales de mensajería instantánea.
  • FlexiSPY. Se anuncia como indetectable por el usuario que la tiene instalada. Y oferta 150 prestaciones.
  • Highster Mobile. Permite activar a distancia la cámara del teléfono móvil en la que se ha instalado.
  • Spyera Cuesta. Activa el micrófono del aparato para escuchar lo que se dice.
  • TheTruthSpy. Se instala en el dispositivo que se quiere espiar en cinco minutos. Y permite descargar las fotos y vídeos almacenados en ese teléfono.
  • iSpyoo Cuesta. Permite controlar la actividad en las redes sociales.
  • PhoneSheriff. Localización o lista de llamadas, monitoriza toda la actividad del espiado en internet.

Las aplicaciones espía están pensadas para ser instaladas en modo silencioso. La mayoría de las veces se venden como programas de lo más “inocentes” son “apps” de uso corriente como “antirrobo” o programas de ayuda para localizar un terminal perdido, muy útil en caso que le roben su teléfono caro al que le tiene mucho cariño y que conserva todos sus contactos, fotografías familiares y más.

¿Cómo puede una persona detectar que se es víctima de un espionaje?Siempre es imprescindible revisar las aplicaciones instaladas en sus dispositivos, así como sus permisos.

El INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad) ofrece, de forma gratuita, la herramienta Conan-mobile a través del portal www.osi.es. Disponible para los usuarios, que tengan en sus teléfonos Android, es capaz de detectar aplicaciones de tipo espía. El INCIBE tiene estudios que detallan que estas aplicaciones tienen mucho éxito entre padres que quieren controlar a sus hijos menores o empresas que monitorizan a sus trabajadores. En los últimos años a estos dos grupos se han sumado las parejas, sobre todo  hombres celosos, que no dudan en recurrir a esas aplicaciones para controlar a sus parejas, aunque las mujeres sin hacer ruido, también usan apps para saber qué hace, dice y escribe su compañero.

Lo que dice la Ley: "El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses".

El Código Penal lo dice muy claro: espiar (da igual cómo se haga) es un delito. Lo que se pretende reforzando estas leyes, es proteger la integridad y la intimidad de las personas afectadas con el fin de disminuir los casos de espionaje, de acoso y el maltrato de violencia de género.

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?