La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Estrategias y pautas de prevención para una navegación segura.

Publicado 18/11/2018

Hoy en día conectarse a Internet se ha convertido en una acción más que cotidiana. En cualquier momento y con tan solo un clic podemos buscar información en una página web, publicar en redes sociales, consultar nuestro correo electrónico, comprar o incluso realizar operaciones bancarias. Esta facilidad para acceder a Internet y a todo lo que necesitamos nos simplifica bastante nuestro día a día, pero... ¿somos conscientes de los peligros que hay tras cada clic?

Del mismo modo que en la vida real existen delincuentes, en Internet, los ciberdelincuentes aprovechan cada descuido, tanto humano como técnico, para robar información, propagar virus o realizar cualquier acción que puedan utilizar en su propio beneficio. Hurto de cuentas bancarias, robo de identidad, ciberbullying, grooming, acoso, relaciones con extraños, son los peligros más frecuentes en la vida online. Todas las precauciones son pocas para evitar infecciones de malware y para no ser víctima de un fraude electrónico. Y sobre todo en las fechas en que estamos con la campaña de Navidad en puertas.

A continuación se describen algunas recomendaciones técnicas a modo de prevención:

1.- Mantener actualizado todo el software instalado, el sistema operativo, el navegador de Internet y antivirus: Es fundamental contar con un antivirus actualizado en todos los dispositivos (ordenadores, tabletas y teléfonos móviles).

2.- Utilizar cuentas de usuario limitadas: Es aconsejable utilizar un usuario con permisos restringidos que no pueda instalar programas. De ese modo, si se cuela un virus, será más difícil que pueda instalarse.

3.- Realizar copias de seguridad: Las copias de seguridad permiten recuperar la información en caso de que un virus infecte un dispositivo, y deben realizarse en dispositivos externos (unidades de almacenamiento, discos duros, etc.).

4.- Realizar copias de seguridad en la nube (Cloud Computing): Hacer copias de seguridad en la nube es una buena práctica que permite recuperar datos en caso de pérdida. Disponer de una copia de seguridad en la nube es una forma complementaria de disponer de la información, pero por precaución debe realizarse periódicamente una copia de seguridad en local (en discos duros externos, unidades de almacenamiento, etc.).

5.- Gestión de contraseñas: las contraseñas deben ser secretas, robustas y no repetidas.

  • Secretas. La fecha de nacimiento no es una contraseña secreta para las personas que son del entorno (familiares, amigos, compañeros de clase).
  • Robustas. “1234” o “qwerty” no son contraseñas robustas. Es conveniente utilizar combinaciones de mayúsculas, minúsculas, números y símbolos de puntuación, con una longitud mínima de 8 caracteres, y evitar palabras conocidas y nombres propios.
  • No repetidas. Utilizar la misma contraseña para el correo electrónico, para acceder a las cuentas bancarias, y para acceder a las redes sociales, significa estar poniendo en riesgo toda la información en caso de que alguien descubra (o robe) la contraseña.

En este sentido, la Oficina de Seguridad del internauta ofrece varias técnicas para crear contraseñas robustas y seguras.

6.- Claves WIFI: Las contraseñas de las claves WIFI de los router deben ser cambiadas periódicamente para evitar que otros usuarios puedan hacer uso de ellas sin autorización. La Oficina de Seguridad del Internauta ofrece una serie de pautas para asegurar la conexión WIFI de casa.

Además, queremos facilitar unos buenos consejos para una navegación segura:

1. Precaución con los enlaces: No hagas clic en enlaces de dudosa procedencia, podrían tener amenazas informáticas.

2. Ojo con las aplicaciones: Cuidado con las autorizaciones en las aplicaciones, algunos requerimientos no son necesarios para el funcionamiento de la misma como acceso a nuestro correo electrónico o información de nuestros contactos.

3. Configura tu privacidad: En redes sociales compartimos mucha información personal y fotografías. Decide quién tiene acceso a ellas configurando la privacidad.

4. Solo contactos conocidos: Asegúrate de que tus contactos en las redes sociales son realmente quienes crees que son.

5. Cuidado con lo que muestras: Evita publicar que te encuentras de viaje o no estás en casa. Esto solo informa a los ladrones que tu casa está vacía y, por lo tanto, la convierte en un blanco perfecto.

6. En los Smartphones y otros dispositivos se puede valorar desactivar la opción de seguimiento del GPS.

7- Robos y estafas. Las técnicas más habituales para el robo y la estafa son la usurpación de personalidad.

8- Adicción. Para proteger y prevenir a los niños y los adolescentes de sufrir conductas adictivas frente a al consumo masivo al que son muy permeables se pueden aprovechar las defensas técnicas como los filtros de contenidos, los programas de control de acceso o las configuraciones del navegador para supervisar y controlar los riesgos relacionados con los contenidos.

No dudes en denunciar: Las principales redes sociales se toman muy en serio los problemas de seguridad de sus usuarios. Si tienes problemas, denuncia. La solución más inteligente no consiste en renegar de la tecnología y mirarla con recelo sino aprender a protegernos para poder navegar con seguridad.

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?