La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Imágenes como evidencia: Análisis Forense.

Publicado 29/09/2019

Hoy en día vivimos en una sociedad marcada por el empleo de la imagen digital como medio para documentar nuestra vida diaria o entornos profesionales, sin embargo no son pocas las situaciones donde el manejo o comprensión de la imagen o fotografía digital, parece superarnos.

Uno de estos puntos son las implicaciones de la imagen digital como evidencia frente a litigios, aspectos relacionados con la seguridad, o la simple posibilidad de demostrar que el contenido de una fotografía se ajusta a una realidad, o que simplemente es una manipulación de la realidad para atender a determinados intereses, cada vez más en cuestión, por la cantidad de imágenes fuertemente manipuladas que se presentan.

El aumento en el uso de dispositivos electrónicos y sus diversas funcionalidades, ha contribuido al desarrollo del perfil técnico de analista forense digital, rol encargado de garantizar la certeza en el uso de una imagen digital que pretende utilizarse como evidencia en una investigación de carácter legal.

Podemos definir el análisis forense de imágenes como la ciencia que se encarga del conjunto de habilidades científicas y técnicas para el análisis y la investigación de la evidencia fotográfica (tanto en su forma digital como foto-química) interpretando y determinando su origen y autoría, la relación entre una imagen y la cámara con la que se tomó, así como la autenticidad de la imagen en sí misma, su no manipulación y por tanto su valor probatorio.

El ciber-análisis de imágenes fotográficas es una labor generalmente encomendada a peritos judiciales en diferentes tipos de demandas o de investigaciones.  Consiste en la determinación de la información subyacente (Metadatos) a una imagen, desde el lugar que se tomó, hasta la fecha, hora y segundo, así como el dispositivo. En determinados eventos criminales, las fotografías capturadas por un dispositivo, cada dia mas usado el Smartphone, pueden ser evidencias que incriminen o eximan a un acusado de un delito o bien ayuden al demandante a demostrar cómo ha podido ser ultrajado o ser la víctima de un fraude.

Uno de los primeros aspectos al que se suele acudir por la sencillez del método, es el estudio de los metadatos de una imagen, los cuales nos informan sobre aspectos técnicos y administrativos de una fotografía digital, es decir: tipo de cámara, frabricante, condiciones del disparo, software de edición, fechas, datos de geolocalización (GPS) por ejemplo el lugar exacto donde fue tomada puede estar implícito, no siempre, o incluso llegar a la conclusión que dos o más imágenes han sido tomadas por la misma cámara en lugares distintos. Por ejemplo veamos algunos ejemplos de estos datos que nos dice una imagen:

  • Tipo de cámara
  • Fecha y hora de la imagen.
  • Lugar
  • Hablamos de autor como el usuario registrado en el dispositivo, que puede no coincidir con la persona física que realiza la fotografía.
  • Resolución y tamaño.
  • Sistema operative, si se ha utilizado para editarla, por ejemplo.

Esto es especialmente útil cuando disponemos de las imágenes originales directamente del dispositivo. Por ejemplo no nos sirven imágenes subidas a Facebook o Twitter ya que estas redes sociales eliminan los metadatos de las fotografías para proteger la privacidad del usuario.

Sin embargo, generalmente, si podremos extraer este tipo de información de fotografías que nos descarguemos por programas P2P de intercambio de datos o que nos envíen directamente a nuestro email o compartan por bluethoot, etc

Uno de los aspectos que más suele interesar a la hora de hacer un análisis forense de una imagen es detectar manipulaciones dentro de la escena, es decir, si hay elementos añadidos o retirados de la misma, que no se corresponden con el momento de la toma.

Para ello hoy en día podemos realizar diferentes análisis que nos pueden aportar evidencias, en muchos casos no muy concluyentes, del origen de ciertos elementos en la escena.

Los peritos disponemos de herramientas de análisis forense avanzadas que nos proporcionan la información anteriormente comentada y muchas otras. En ocasiones esta información es solo una parte de la demanda. Por ejemplo, en un reciente caso de pederastia la información de las imágenes, junto con las evidencias de transferencia de ficheros a terceros mediante el uso de herramientas P2P determinaron parte de la inocencia de un presunto delincuente.

Conclusiones

Este peritaje informático de esta información puede ser determinante a la hora de proporcionar ciber-evidencias en una demanda o delito. La determinación del lugar de la captura puede ayudar a resolver la autoría de un crimen, como apoyo a una demanda de fraude.

Desafortunadamente las técnicas empleadas en peritajes forenses no están exentas de arrojar falsos positivos, en función del tipo de escena que se esté analizando, o la calidad de la misma.

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?