La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La Justicia confirma los términos para ejercer como perito judicial

Publicado 09/12/2020

En los últimos tiempos la profesión de perito informático ha ido adquiriendo cada vez más peso. De hecho, bastaría con repasar algunos de los sucesos mediáticos más relevantes de los últimos tiempos, en los que en más de una ocasión ha sido necesaria esta figura para determinar si se ha producido un borrado de datos en un ordenador.

La Justicia se ha pronunciado finalmente sobre la situación que afectaba al ejercicio de los peritos informáticos judiciales. Tal y como se ha mantenido desde los Colegios Profesionales de Ingeniería e Ingeniería Técnica en Informática, los únicos que pueden realizar la labor de perito informático son los titulados universitarios en estas disciplinas.

La sentencia afirma que en los últimos tiempos es más o menos habitual, casos en los que se aportan informes emitidos por los autodenominados “peritos judiciales”, cuya titulación académica no se corresponde con la exigida en los artículos 335 y 340 de la Ley de Enjuiciamiento Civil para intervención como perito ante los tribunales de justicia españoles. Vamos a remitirnos a lo que dice la Ley de Enjuiciamiento Civil:

  • ARTICULO 335. Objeto y finalidad del dictamen de peritos. Juramento o promesa de actuar con objetividad.

Cuando sean necesarios conocimientos científicos, artísticos, técnicos o prácticos para valorar hechos o circunstancias relevantes en el asunto o adquirir certeza sobre ellos, las partes podrán aportar al proceso el dictamen de peritos que posean los conocimientos correspondientes o solicitar, en los casos previstos en esta ley, que se emita dictamen por perito designado por el tribunal.

Al emitir el dictamen, todo perito deberá manifestar, bajo juramento o promesa de decir verdad, que ha actuado y, en su caso, actuará con la mayor objetividad posible, tomando en consideración tanto lo que pueda favorecer como lo que sea susceptible de causar perjuicio a cualquiera de las partes, y que conoce las sanciones penales en las que podría incurrir si incumpliere su deber como perito.

Salvo acuerdo en contrario de las partes, no se podrá solicitar dictamen a un perito que hubiera intervenido en una mediación o arbitraje relacionados con el mismo asunto.

  • ARTICULO 340. Condiciones de los peritos.

Los peritos deberán poseer el título oficial que corresponda a la materia objeto del dictamen y a la naturaleza de éste. Si se tratare de materias que no estén comprendidas en títulos profesionales oficiales, habrán de ser nombrados entre personas entendidas en aquellas materias.

Podrá asimismo solicitarse dictamen de Academias e instituciones culturales y científicas que se ocupen del estudio de las materias correspondientes al objeto de la pericia. También podrán emitir dictamen sobre cuestiones específicas las personas jurídicas legalmente habilitadas para ello.

En los casos del apartado anterior, la institución a la que se encargue el dictamen expresará a la mayor brevedad qué persona o personas se encargarán directamente de prepararlo, a las que se exigirá el juramento o promesa previsto en el apartado segundo del artículo 335.

Además, en la resolución se determina que los cursos impartidos por las también autodenominadas “asociaciones de peritos” no les habilitan como profesionales capacitados de intervenir en un proceso judicial, ya que para ello el perito informático debe contar con las titulaciones oficiales y estar inscrito en las listas de actuaciones profesionales un Colegio Profesional.

Este hecho se debe a que un perito informático colegiado cuenta con el control deontológico del Colegio al que pertenece, así como la capacidad, responsabilidad y rigor profesional que se exige para el desarrollo de su profesión.

Es importante que seamos conscientes de que en muchos marcos legislativos de distintos países, está recogida la limitación que tienen Jueces y Tribunales a la hora de valorar asuntos en los que es necesario un conocimiento muy especializado. Conocimientos especializados de los que, obviamente, carecen.

Precisamente en ese momento y para ese cometido, surge la figura de los peritos. Personas dedicadas a un sector específico cuya actuación es sencillamente vital a la hora de valorar hechos de una manera objetiva, y asesorar a ese Juez o a ese Tribunal a la hora de desempeñar su trabajo.

Esta decisión de la justicia permite garantizar la autoridad y profesionalidad de los peritos judiciales informáticos al contar con la titulación oficial habilitante en la materia objeto de pericia. Pero también es importante que los peritos informáticos son unos de los profesionales que más al día han de estar si quieren ser punteros en su trabajo y destacar por encima del resto a la hora de ayudar a sus clientes. Es necesaria una formación continuada, pero también ese gusanillo por estar al día en las últimas actualizaciones tecnológicas, una vocación intrínseca por el conocimiento en el sector.

Por saber cuál es la última herramienta utilizada para hackear un teléfono, para monitorizar un software, cómo mejora la posibilidad de borrar o recuperar datos de un ordenador… Pero también a la última en conocimientos sobre leyes en este ámbito, etc.

Aunque es cierto que encontramos recientes sentencias del Tribunal Supremo que comienzan a poner en énfasis la importancia de esta figura en la presentación de cualquier medio de prueba electrónico. 

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?