La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La mediación parental y la educación del menor

Publicado 29/03/2021

La mediación parental es un proceso de educación del menor en el uso responsable de las nuevas tecnologías, en el que los responsables del menor deben enseñarle a comportarse cuando las use y enseñarle todo lo relativo al funcionamiento de los dispositivos y programas que usamos. También deben acompañarle y explorar con él las herramientas tecnológicas, mostrarle los peligros que tienen, velando por su seguridad y en caso de que se materialice algún riesgo, ofrecerle soluciones.

Los 3 ejes principales para practicar una mediación parental adecuada y eficaz son la educación digital del menor, las pautas y normas de prevención y seguridad en el uso de las TIC y las herramientas y recursos que tenemos para la educación digital.

Las pautas y recomendaciones para abordar la mediación parental tanto en la franja de edad de infantil (3-5 años), como primaria (6-12 años) y secundaria (13-17 años) deben llevarse a cabo en el entorno familiar y en el escolar y de manera muy comprometida.

La educación digital es un concepto que engloba dos formas distintas de educar:

  • Educación tecnológica: mostrándole todo lo que sabemos del funcionamiento de programas, aplicaciones y dispositivos.
  • Educación conductual: enseñándole a comportarse con educación y respeto al usar las TIC.

Algunos datos relevantes en cuanto al uso de las TIC por los menores en España:

  • En el año 2018 INCIBE informaba en su “Estudio sobre hábitos seguros en el uso de smartphones por niños y adolescentes españoles” que la media en España para que los niños tengan su primer móvil era a los 10,2 años de edad, y se alertaba que la tendencia era a seguir disminuyendo, con lo que en 2020 se estima que la media bajaría hasta los 7 años de edad.
  • A los 13 años de edad, cuando aun legalmente en España, no pueden estar dados de alta ni usar muchos de los servicios que ofrece Internet como las Redes Sociales, tener cuenta en Google o servicios de correo electrónico que tanto utilizan, ya tienen casi el 80% un móvil que les ofrece todas estas características y sus riesgos añadidos.
  • Según el estudio Seguridad infantil y costumbres de los menores en Internet, el 54% de los menores no ha recibido formación alguna sobre las normas básicas de seguridad frente a un 45% que afirma conocer dichas reglas. Además, el informe señala que el 86% de los menores usuarios accede a la Red desde ordenadores que no cuentan con ningún sistema de filtrado de contenidos y que entre el 28% y el 38% de los menores, accede a contenidos inconvenientes o nocivos.

Al hablar de herramientas de control parental, es fácil pensar en sus opciones de filtrado de contenidos. Sin embargo, también tienen funcionalidades de supervisión para las búsquedas, la navegación y los tiempos de uso, que pueden ser de utilidad para potenciar la autonomía de los menores en el uso de Internet.

Las herramientas de control parental pueden ofrecer muchas posibilidades. Por eso, es importante conocerlas todas para hacer un buen uso de ellas, y aprovecharlas para apoyar nuestra labor diaria de mediación parental.

Las funciones de supervisión nos permiten obtener información sobre el uso que realizan los menores del móvil, e incluso detectar posibles problemas, de manera complementaria a nuestras conversaciones sobre Internet.

De ese modo, nos será más sencillo promover paulatinamente la responsabilidad del menor, mientras va desarrollando sus propios recursos para enfrentarse a los posibles riesgos de la Red.

Cada herramienta de control parental es diferente. Pueden tener su propia selección de funciones, y su propia manera de gestionarlas para adaptarse a diferentes necesidades familiares. Sin embargo, independientemente de cómo lo lleven a cabo, las funcionalidades de supervisión más habituales en las herramientas de control parental son estas:

  • Historial de búsquedas: Permite revisar los términos buscados en el dispositivo del menor. En caso de haber alguna búsqueda llamativa, nos daría pie a poder hablar sobre ese tema.
  • Historial de navegación: Muestra el conjunto de páginas web visitadas en el dispositivo. Es posible revisarlo aun cuando se hubiera limpiado el historial en el navegador.
  • Control de tiempos: Monitoriza el tiempo de uso general del dispositivo, y el empleado en cada aplicación, pudiendo obtener resúmenes diarios, semanales, etc.
  • Configuración de alertas: Establece el envío de alertas y notificaciones a los dispositivos de los padres cuando se detecten ciertas condiciones en el dispositivo del menor. Por ejemplo, cuando se supera el límite de tiempo de uso o se intenta acceder a una aplicación restringida.

Por último, debemos recordar que no podemos delegar nuestra responsabilidad en las herramientas de control parental. Son sólo utilidades de apoyo en el proceso de mediación para un buen uso de la tecnología.

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?