La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

La piratería en las Pymes españolas

Publicado 23/04/2021

El software ilegal es un elemento muy seductor para las pymes en el mundo entero y tener software pirata es algo corriente. Hasta 12,8 millones de euros costó a las empresas europeas la piratería de software en el pasado año y fue el coste que asumieron las que fueron objeto de acciones legales por parte de la BSA (Business Software Alliance) (http://ww2.bsa.org), la Agencia que defiende los derechos de los fabricantes de programas informáticos. Esto puede ocurrir por la copia, descarga, distribución, venta o instalación de múltiples copias en ordenadores personales o de trabajo.

Esta actividad es ilegal e incrementa los riesgos de seguridad y causa daños económicos tales como pérdida de empleos e ingresos fiscales. España sigue teniendo unos niveles de piratería de software inasumibles. A la espera del informe mundial que IDC prepara cada dos años para la BSA, que saldrá en los próximos meses, los datos que hay son de 2017 y no son precisamente para tirar cohetes. Y es que en este país es pirata, es decir, que no paga derechos de propiedad intelectual, el 44% del software instalado en todos los PC del país. Se trata de un registro que deja a España entre los países más piratas de la UE, junto a Italia y Grecia, y muy lejos de los países más avanzados, donde los índices de piratería se sitúan en torno a la mitad. Los sectores empresariales principales  en cuanto a utilización de software fraudulento son la arquitectura y diseño, industria e ingeniería.

Carlos Pérez, socio de Ecija (http://www.ecija.com/), la firma legal que asesora a la BSA en España: "Por segundo año consecutivo, hemos alcanzado récord de registros en 2019 en España. Estamos incrementando nuestra actividad judicial, aplicando la ley y mostrando a las empresas que, al final,  cometer un delito tiene consecuencias. Y utilizar software sin licencia es un delito de piratería con consecuencias graves que pueden afectar negativamente a las empresas y a la supervivencia de su negocio. Invertir en software legal es invertir en innovación, crecimiento y seguridad. Tratar de ahorrar costes usando software sin licencia es una falsa creencia, un grave error y un retroceso en los intereses de futuro de la compañía ".

Y añade: "Desde BSA vamos a seguir trabajando duro para defender los derechos de propiedad intelectual de las empresas de software, contemplando todas las formas de piratería que puedan ir apareciendo. Por ejemplo, en los últimos años está aumentando la piratería de software en entornos de cloud computing y la legislación comienza a tenerlo en cuenta. De hecho, el nuevo Código Penal en España incluye las herramientas suficientes para combatir con éxito este nuevo tipo de piratería".

Los 3 sectores con mayor software procedente de la piratería detectado fueron industria, ventas/distribución  e  ingeniería, en este orden. Y las ciudades con mayor número de casos reportados en nuestro país fueron Madrid, Barcelona y Valencia.

Según el último estudio de BSA, “Los beneficios económicos de reducir la piratería de software y recortar en 10 puntos durante los próximos cuatro años la tasa del 44% de piratería de software que sufre hoy España, podría crear 2.244 nuevos empleos, generar 2.000 millones de € adicionales para nuestro PIB, y 375 millones de € en impuestos. El informe también señala que más 80% de esos beneficios irían directamente a la economía local”.

Del total de denuncias que recibe, la BSA emprende algún tipo de acción, como mandar una carta a la empresa presuntamente pirata o incluso ir a tribunales, la mitad de las veces. Además, en un 10% de los casos la asociación se embarca en procesos judiciales. Es decir, en estos momentos, la BSA va los juzgados unas 70 veces al año.

A pesar de esta mayor concienciación, todavía queda mucho por hacer. La piratería es la gran asignatura pendiente en las pymes y sus gestores, que no acaban de entender el valor de los activos de software y los mecanismos de su gestión. Hay muchas empresas que todavía no consideran el software como un activo contable que se deprecia y que hay que amortizar. De ahí vienen las malas prácticas en la gestión de estos activos y la necesidad de implantar las prácticas de SAM (software asset management)”.

Además, el portavoz cree que la BSA debe aproximarse a las asociaciones y organismos públicos vinculados a las pequeñas y medianas empresas. Las pequeñas compañías tienen que ver los peligros del software ilegal y los beneficios del legal. Hay que hacer mucha labor de concienciación. Por último, La nueva manera de consumir software a través de la nube está ayudando a reducir la piratería, aunque está por ver si, a medio y largo plazo, la piratería también colonizará este ámbito.    

Proteger la propiedad intelectual fomenta la innovación que conduce al crecimiento económico, la creación de empleo y, por tanto, fomenta el desarrollo masivo de la industria del conocimiento. Por otra parte, hay que añadir los problemas de pérdida de datos o fallos críticos en los sistemas informáticos, ataques de virus informáticos y malware y daños en la imagen de la Pyme.

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?