La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Las copias ilícitas ante los tribunales de justicia.

Publicado 16/12/2019

Los derechos de autor son un código de normas que regulan el privilegio de un creador sobre sus obras a explotarlas y distribuirlas y que cada país adapta a sus necesidades. La mayoría de países se acogen al convenio de Berna, dónde se estipula que dichos derechos se adquieren de manera inmediata al crear la obra sin importar si es tangible o intangible. En el caso de España perduran 70 años a partir del momento de la muerte del autor.

En España, el Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) es la asociación sin ánimo de lucro de autores y editores de libros, revistas y otras publicaciones, editadas en cualquier medio y soporte, que se encarga de defender y gestionar de forma colectiva sus derechos de propiedad intelectual de tipo patrimonial. La judicial es una de las vías que CEDRO utiliza para defender los derechos de propiedad intelectual de sus socios. En la mayoría de las ocasiones, se acude a los tribunales en los casos de fotocopia ilegal de libros.

Esta actividad contenciosa se inicia al detectar que, generalmente, en una copistería (establecimiento comercial que ofrece al público el servicio de fotocopias, entre otros) se reproducen de forma continuada obras sin la licencia necesaria. Se trata de copias, parciales o totales, de manuales universitarios y profesionales, libros de texto, literatura y ocio, etc.

De acuerdo con la Ley de Propiedad Intelectual, es posible fotocopiar obras protegidas, siempre que se cuente con la autorización del titular de derecho. A través de las licencias anuales que concede CEDRO, autores y editores autorizan la reproducción de hasta un máximo de un 10 por ciento de la obra. Nunca un libro completo. En el caso de que cualquier empresa, como puede ser una copistería o institución pública, necesite superar este límite se requiere un permiso especial, una licencia de pago por uso.

El sistema de licencias de CEDRO permite, por una parte, que los autores y editores dispongan de la seguridad jurídica de que sus obras se reproducen legalmente y que son remunerados por esta copia parcial de sus obras.

Por otra parte, las organizaciones que llevan a cabo estas copias de acuerdo con el contenido de la licencia obtienen la seguridad jurídica de que están respetando los derechos de propiedad intelectual de los autores y editores de las obras que fotocopian.

Lo primero que se debe saber es que, desde el punto de vista jurídico, fotocopiar un libro puede suponer una infracción de la propiedad intelectual, y por este motivo existen sanciones económicas aparejadas. Adicionalmente, la explotación no consentida a gran escala y con ánimo de lucro puede suponer pena de cárcel. Se puede realizar copias de un libro siempre y cuando sea para un uso personal y no lucrativo, y teniendo en cuenta:

  • Que la obra ha de estar previamente divulgada: Significa que ya se encuentre accesible y puesta a disposición de los ciudadanos, nunca antes de su estreno o puesta a la venta.
  • Que la copia lo sea para uso privado del copista: Significa que solamente incluya al círculo familiar como “privado” y no a una multiplicidad de personas.
  • Que no sea objeto de utilización lucrativa: Significa que nunca podrás beneficiarte económicamente de la copia que has realizado.

Todos quienes han tenido el privilegio de acceder a la educación superior son conscientes de la utilidad e importancia de los servicios universitarios de reprografía, cuyo objeto es la reproducción de documentos por diversos medios, facilitando así a los estudiantes el acceso a los variopintos y no siempre asequibles materiales que el profesorado les requiere.

El Tribunal Supremo se pronunció en su Sentencia núm. 287/2013 sobre esta particular cuestión, que sin duda resulta de especial interés por su repercusión en el ámbito académico, al llamar al cese de este tipo de conductas. Podemos por tanto concluir que la habitual práctica de fotocopiar manuales y materiales análogos sin autorización en servicios de reprografía para su posterior estudio, ha llegado a su fin.

Finalmente, enlazamos con una noticia sobre una sentencia de 2 años de prisión para los dueños de una copistería por fotocopiar libros enteros sin autorización.

 

 

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?