La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Los mensajes de WhatsApp: ¿prueba judicial para las empresas?

Publicado 24/06/2021

Últimamente se escucha mucho en los medios de comunicación lo decisivo que fue un mensaje de WhatsApp a la hora de dictar sentencia. Es de conocimiento común las dificultades que pone la justicia a la hora de admitir pruebas de origen tecnológico en un juicio como medio de prueba, aferrándose al requisito de validez probatoria y la vulneración de derechos fundamentales. Ya a principios de los años 90 se aceptaron los correos electrónicos o emails como prueba válida en un juicio. ¿Pero se aceptan los mensajes de WhatsApp como prueba en un juicio en España?

La controversia sobre la validez o no de los mensajes de Whatsapp en procedimientos judiciales, lleva algunos años en el candelero judicial. Magistrados, peritos y letrados, tratan de ordenar estas discrepancias judiciales.

Las conversaciones en esta red son admisibles en un proceso judicial, pero requieren su ratificación por peritos informáticos y de telecomunicaciones forenses.

El uso de sistemas de mensajería en empresas están cada vez más presentes, ya sea para que los empleados de una compañía se comuniquen entre ellos o para dar soporte a un cliente, además se constituye como material probatorio de procesos judiciales a la hora de reclamar un abuso laboral o una irregularidad por una compra o servicio.

Sin embargo, la autenticidad de la mensajería instantánea debe ser demostrada para su admisión en juicio, un trámite delicado que sólo los peritos informáticos especializados en WhatsApp pueden acometer. Según el Laboratorio de Electrónica Forense (LEF), “no es suficiente con presentar las transcripciones literales y las capturas de las conversaciones, pues sólo la presentación de un dictamen pericial, les otorgan validez judicial.

Cada día se envían 42.000 millones de textos y 1.850 millones de fotos y videos a través de WhatsApp, una aplicación de mensajería que el pasado año superó el 93% de usuarios entre quienes disponen de Smartphone en España, de acuerdo al Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Sin embargo, las actividades delictivas están a la orden del día en los mensajes instantáneos, siendo reconocidos como pruebas en procedimientos penales, al igual que SMS y correos electrónicos.

El artículo 299.2 de la Ley de Enjuiciamento Civil, del 7 de enero de 2000, subraya la aceptación, como elemento probatorio, de los medios de reproducción de la palabra, el sonido y la imagen, incluyendo los instrumentos utilizados para almacenar y comunicar dichos medios. Por este motivo los mensajes por WhatsApp han estado involucrados en procesos de renombre, como el caso Bárcenas, donde las conversaciones intervenidas a este expolítico desembocaron en su ingreso en prisión, o el caso Pistorius, que involucró a un atleta sudafricano cuyos WhatsApp fortalecieron la acusación por el asesinato de Reeve Steemkamp.

Para ser utilizados en juicio, los mensajes de WhatsApp deben reunir una serie de requisitos, y el incumplimiento de algunos de ellos puede conducir sin remedio a su descarte. Así, los WhatsApp deben haberse obtenido de manera legal, presentarse en su totalidad y, lo más importante, deben ser auténticos.

Desde el Laboratorio de Electrónica Forense, con años de experiencia por parte de sus peritos forenses en el peritaje de telecomunicaciones e informática, explican que las personas creen que es suficiente con presentar las transcripciones literales y las capturas de las conversaciones, o también creen realizar que dichas transcripciones se hagan delante de un fedatario público. Esto es erróneo por varios motivos, debido a que pudieron ser manipuladas y es obligatorio autenticarlas por un perito informático y telecomunicaciones especializado en la materia.

Hemos de tener en cuenta una sentencia de vital importancia, la sentencia de la Sala 2ª de lo Penal del Tribunal Supremo 300/2015 de 19 de Mayo. De esta resolución podemos sacar importantes conclusiones al respecto de los mensajes de WhatsApp como prueba en juicio:

  • Los mensajes de una plataforma de mensajería como WhatsApp podrán ser admitidos como prueba a favor de la parte que los presente siempre que se aporten y se unan al procedimiento mediante archivos de impresión. Es decir, que el contenido de los mensajes debe imprimirse en papel directamente.
  • No obstante, si la otra parte impugna esta prueba o la autenticidad de la conversación, la persona que ha aportado los mensajes como prueba a favor deberá ordenar una prueba pericial. Es necesario que en el informe del perito se identifique el origen de la conversación, así como de los interlocutores y del contenido de los mensajes. Es decir, que la carga de la prueba del artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal recae sobre la parte que aporte los mensajes como prueba a favor en el juicio.
  • Asimismo, el juez valorará los mensajes con el resto de pruebas, teniendo en cuenta las alegaciones de las partes.

Resumiendo, la presentación de un dictamen pericial ante los tribunales es tarea en la que se tiene que demostrar que los mensajes de WhatsApp no han sido manipulados. Para la ratificación de estas conversaciones, les necesario disponer de herramientas, tales como las empleadas en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que además les permiten extraer mensajes que han sido eliminados de la aplicación, con independencia del dispositivo o sistema utilizado.

Desde el inicio de la pandemia los ciberdelitos se han disparado por encima de un 50%, según el Centro Cibernético de la Policía Nacional, y un alto porcentaje de ellos se cometen al amparo de la red de mensajería instantánea WhatsApp. Del saber hacer de los peritos informáticos depende, hoy más que nunca, que se haga justicia.

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?