La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Problemática de los ERP’s. ¿Mediación o Juicio?

Publicado 08/06/2020

No siempre los proyectos ERPs son un camino de rosas. En alguna ocasión pueden terminar en los Tribunales ya sea por malentendidos, incumplimiento en tiempos, infeficacacia del implantador, mala comunicación de las necesidades reales y un largo etcétera.

El Peritaje Informático de un ERP o Software a Medida, ya sea web o de escritorio, es un servicio que suele realizarse más veces de las que, a priori, podría ser considerado como lógico o normal.

Todos sabemos que al implantar un ERP y de forma similar al contratar el Desarrollo un Software a Medida, nos encontramos ante un proceso de vital importancia para la Empresa Cliente.

Por lo tanto, si no extremamos al máximo la dedicación a esta crucial tarea o si no asignamos los recursos temporales y humanos suficientes, puede terminar en un tremendo fracaso. Incluso poniendo todo lo necesario por parte de la Empresa Cliente, si la Consultora o Implantadora del ERP o la Empresa Desarrolladora de Software no cuenta con todas las características deseables y necesarias, nos encontraremos ante un final del proyecto no satisfactorio, desastroso o traumático que puede asociar grandes pérdidas económicas en la Empresa Cliente al no poder realizar sus procesos de negocio tal y como tenía previsto.

Por ello, es muy importante no fiarse de todo lo que nos dice la Consultora y tomar las medidas oportunas para garantizar el éxito del Proyecto y si al final, no fuera posible, al menos poder obtener la compensación económica en un proceso Judicial, por las pérdidas ocasionadas.

Algunos de los motivos que provocan este alto índice de fracasos, casi la tercera parte de los proyectos de implantación de un ERP o desarrollo de Software a Medida acaban en un Juzgado. El Proyecto pasa por varias fases conocidas y semi-controladas por parte de la Consultoría:

1. Inicialmente hay que captar la atención del Cliente hacia el Proyecto. Esta fase, en la mayoría de las ocasiones, es una fase puramente comercial. En esta primera fase ya se puede producir el primer desajuste, entre lo visto o comprado y lo realmente adquirido en las licencias y documento contractual firmado entre ambas compañías.

2. A continuación, se desarrolla una larga y complicada fase de consultoría, implantación y particularización en la que la simbiosis entre los equipos de trabajo formados por el Cliente y la Implantadora debe ser perfecta, duradera en el tiempo y sobre todo colaborativamente resolutiva. Esto inicialmente es más fácil de conseguir, pero que con el tiempo y mejor dicho con los contratiempos, es más que difícil de mantener.

3. Finalmente la Empresa Implantadora debe contar con una extensa experiencia tanto a nivel equipo como a nivel personal, ya que, las fases críticas, como la puesta en funcionamiento real del nuevo sistema, pueden generar muchos e importantes contratiempos que deben ser resueltos con la profesionalidad necesaria.

Grandes Compañías con grandes y conocidas Consultoras, Implantadoras y Desarrolladoras en la fase final han tenido graves problemas que las han conducido a estar muchas semanas sin poder suministrar producto y por lo tanto sin facturar. Esta situación de perdida de liquidez siempre provoca graves problemas, incluso de supervivencia, para las empresas.

Un proyecto de este tipo se debe afrontar con las máximas garantías de éxito. Finalmente, si por desgracia, el proyecto no termina de forma satisfactoria y finaliza en un proceso judicial, es preciso contratar una pericial informática para la validación del funcionamiento del ERP o Software a Medida, con la que tendremos las máximas garantías de, al menos, recuperar las pérdidas producidas y si fuera posible la reconducción exitosa del Proyecto sin sobrecoste alguno. La valoración del proyecto informático, contemplará tanto el estudio de las funcionalidades que dispone el software, la tecnología subyacente, el Know-how aplicado, horas de consultor necesarias para desarrollarlo y el coste de oportunidad de disponer de esa herramienta para ser comercializada a otros laboratorios.

Para solucionar esta situación, ante el incumplimiento del contrato de desarrollo de Software por alguna de las partes, hay diferentes vías:

  • La vía extrajudicial se utiliza para intentar solucionar el conflicto entre las partes, sin tener que llegar al Juzgado (Mediación).
  • Agotada la vía extrajudicial sin éxito, la única vía que queda en defensa de los derechos es la vía judicial, esta vía es sin duda mucho más costosa y larga, ya que se trata de un juicio ordinario.

Para evitar este tipo de conflictos, con los costes que genera, lo mejor, pese a que las partes del contrato tengan una buena relación basada en la confianza y buena fe, es que el contrato de desarrollo de Software o programa informáticos sea completo, estricto y recoja, en la medida de los posible, todas las circunstancias que puedan producirse y sus consecuencias. Evidentemente, que exista un correcto contrato de desarrollo de Software entre las partes no evita que puedan surgir conflictos, pero seguro que estos se minimizan enormemente, ahorrando posteriores gastos.

Para ello, Peritos Judiciales Forenses, pone en mano de sus clientes un servicio de asesoramiento y revisión para los contratos tecnológicos y/o desarrollo de software, donde expertos peritos informáticos e ingenieros podrán aportar su experiencia y redactar unas cláusulas técnicamente correctas y bajo un ámbito legal adecuado o, en su caso, un dictamen pericial acorde a las circustancias.. El objetivo final de un informe pericial es explicar con claridad al juez, en la vista oral, el método de valoración empleado. Debemos tener el informe de tasación y valoración de proyecto informático basado en estudios de mercado del sector y en nuestra amplia experiencia en este tipo de Tasaciones informáticas.

 

Angel de la Riva

Compártenos en tus redes

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?